Artes Marciales Para Todos Cómo dar el paso de apuntarse a Artes Marciales o Deportes de Contacto

Artes Marciales Para Todos

Las Artes Marciales en general, los deportes asociados, así como los deportes de contacto, son mucho más que ir a un gimnasio con el judogi o karategi de turno -son las vestimentas de Judo y Karate respectivamente-, sino va todo mucho más allá, pues al que le apasiona, lo convierte en su forma de vida.

Lo habitual es que los padres apunten a su hijo o hija de corta edad al gimnasio de Artes Marciales que por norma general suele ser el más cercano a la vivienda. No son muchos los que se permiten el desplazarse de una punta a otra en una ciudad grande como pudiera ser Madrid o Barcelona, e inclusive de localidades fuera del casco urbano, colindantes al mismo. Pero si está interesado en practicar Boxeo, Karate, Judo, Aikido, etcétera, que no le eche para atrás el tema de la edad, seguro que será muy bien recibido y enseguida estará integrado dentro del grupo. Suele ser así siempre, salvo rarísimas excepciones.

Servidor pisó por primera vez un gimnasio de Karate Kyokushinkai a la edad de 23 años, de la mano por aquel entonces, de unos amigos. Estando en plena forma, pues practicaba musculación sin estar voluminoso, sí que se notaban los músculos definidos y el cuerpo no conocía la palabra ‘grasa’. De la dureza del entrenamiento en Karate saqué varias lecciones, son las siguientes:

  • Aprendí humildad, como unos chavales de 15 años te daban por todas partes sin yo verlas venir.
  • Respeto por el compañero y Sensei, no es que fuera irrespetuoso antes, sino que en el tatami se me quedó grabada la palabra y el comportamiento asociado.
  • Espíritu de sacrificio. Las pesas están muy bien, pero un kata de Karate en posiciones muy bajas, te destrozan las piernas.
  • Compañerismo y amistad. El grupo de karatekas éramos todos amigos, compartiendo mucho más que 3 horas de entrenamiento a la semana.

Así pues, da igual el Arte Marcial o Deporte de Contacto que uno escoja, ya que básicamente es lo mismo en todos. Nadie se va a reír porque te pasen la mano por la cara sin esfuerzo alguno, ni porque te cueste aprender a realizar las técnicas los primeros días. Al contrario, se van a volcar contigo y te ayudarán en todo lo posible para que te sientas a gusto, pues nadie nació con los conocimientos adquiridos.

Es normal el encontrarse boxeadores, karatekas, judokas, etc. con más de 40 años y entrenando con chavales de 18. Es su forma de vida, lo que les llena e ilusiona, una forma de vivir con preceptos -principios-  muy bien definidos, donde la prepotencia, violencia y similar no tiene cabida. Anímese a practicar deporte en un ginmasio, da igual la edad que usted tenga, seguro que no le defraudará.

がんばってください! -Ganbatte Kudasai!- ¡¡¡ÁNIMO!!!.

 

 

 

3 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*